La asociación Mujer Siglo XXI, integrada por mujeres empresarias y profesionales, entregó el premio “Alfiler de Oro” a Elena Ochoa en reconocimiento a su trayectoria profesional y laboral como psicóloga, empresaria y editora.

Agradeció mucho las palabras de la Presidenta Magdalena Mugica diciendo que no “se reconocía” con tantos elogios. Vino acompañada de su marido el Arquitecto Norman Foster.

Elena Fernández Ferreiro López de Ochoa nació en Orense el 24 de septiembre de 1958. Psicóloga de profesión, ha sido autora de estudios sobre la esquizofrenia y el alzheimer. Se inició en la práctica clínica muy temprano, cuando tenía 18 años. Manuel Caballeiro, amigo de sus padres, la llevaba a pasar los veranos al psiquiátrico de Toen, en Orense.

Desde 1980 hasta 1999 fue profesora titular de Psicopatología en la Universidad Complutense. Realizó, entre 1984 y 1986, trabajos de investigación en esquizofrenia en la Universidad de Los Ángeles (California) y en la Universidad de Chicago. De 1992 a 1993 fue “visiting scholar” en la Universidad de Cambridge, centrada en el estudio de alzheimer.

Además, desde 1990 y por cuatro años, trabajó en medios de comunicación, siendo en la televisión donde se hizo famosa. Se la llamó “la doctora del sexo”, ya que fue la primera en hablar sobre este tema con total libertad y con los términos adecuados. Durante nueve años (desde 1990 hasta 1999) colaboró con el diario El País y, de forma esporádica, con El Mundo. Entre 1999 y 2000 fue profesora emérita del King’s College de Londres.

Transmutada en musa y mecenas de la edición de libros de artista y en valedora de una nueva vanguardia artística, Elena Ochoa ha conseguido convertir Ivory Press, inicialmente concebida para editar libros de artista, en un referente cultural que ha colocado a Madrid en el circuito de los más exclusivos movimientos artísticos internacionales

En 1996 se casó con Norman Foster (quien le lleva 23 años), un reconocido arquitecto británico a nivel mundial. Sin embargo, luego de casi diez años de relación y ocho de matrimonio, se separaron. Fuentes cercanas a él, afirman que éste se enamoró de otra mujer, llamada Purificación Pujol, jueza catalana.

Foster había enviudado en 1989 y tenía cuatro hijos (dos adoptados). Con él Elena tuvo a Paola y Eduardo. Ella también había estado casada, con el escritor Luis Racionero, de quien se separó en 1994, después de tres años de matrimonio.