La nueva presidenta de la Asociación Mujer S.XXI confía, en esta nueva etapa al frente de la reconocida asociación empresarial, “que llegará un día en el que la mujer no tendrá que competir con el hombre para demostrar su valía” y, en las nuevas generaciones, como “un bien necesario para dar una continuidad a nuestro establecido grupo de profesionales”.

“Cuando nació Mujer Siglo XXI, en 1996, me pareció importante unir inquietudes con el fin de provocar sinergias, a través del intercambio de conocimiento. Animó a personas de su entorno, “compañeras procuradoras, magistradas o notarias, porque, como bien sabes, soy abogada procuradora y tengo contactos en este ámbito”. Una persona que se ilusionó con el tema fue Maria Victoria Cañas, propietaria de la bodega Díez-Caballero, o María Jesús Ellacuría, la presidenta de la Cámara de la Propiedad, así como la destacada política y empresaria vasca, Pilar Aresti y Nekane Lauzirika, la periodista que apoyó a la asociación en su despertar, ofreciéndole una portada en el periódico DEIA. Más de cien asociadas conforman en la actualidad Mujer S.XXI, que cuenta con una serie de hitos en su historia, como el ‘Alfiler de Oro’; reconocimiento internacional que premia anualmente a prestigiosas empresarias por el esfuerzo realizado en su trayectoria profesional. El premio ha recaído en la artista Cristina Iglesias, la soprano Ainhoa Arteta, la diseñadora Mercedes de Miguel, la historiadora Carmen Iglesias, la científica Margarita Salas, la periodista Paloma Gómez Borrero, las actrices Ana Diosdado, Concha Velasco y Nuria Espert, la diseñadora Ángela Arregi, la directora de orquesta Inma Shara, la periodista Ana Rosa Quintana, las empresarias Elena Ochoa, Carmen Cervera, Rosalía Mera, Rosa Tous, la escritora Emma Punset, la mecenas Delfina Entrecanales “y en este momento estamos cerrando el próximo alfiler, que será maravilloso, te lo aseguro”. La Duquesa de Alba recibió de manos de MSXXI el premio Bilbotarrak y nos sorprendió a todos por su valentía y espontaneidad. “En este mandato vamos a retomar los Bilbotarrak, que concederemos tanto a hombres como a mujeres y me gustaría que la asociación fuera nombrada Ilustre de Bilbao por el Ayuntamiento de nuestra villa”.

En plena reflexión, tras el 8 de marzo más secundado de la historia, Carmen Miral explica que “la respuesta de las mujeres ha sido emocionante”, aunque, a nivel personal dice no haber sentido discriminación alguna, “por el contrario, mis compañeros han alabado y creído siempre en mi trabajo”. Esa discriminación se vive más en los empleos por cuenta ajena. “Creo que necesitamos más apoyo a nivel institucional, para la conciliación, porque en muchos casos se renuncia a puestos de responsabilidad por el exceso de cargas”. “Desde MSXXI apuesto por la innovación y por la concesión de incentivos a las nuevas generaciones para la creación de empresas y deseo reunir a un consejo asesor compuesto por reconocidos profesionales”. Lucha, espíritu e ilusión es algo que quiero inculcar en mis asociadas, para llegar llenas de fuerza al S.XXII”.