Hemos ido a visitar al Museo Guggenheim, la exposición itinerante de Arte Ruso.  La exposición más completa de arte ruso y sus colecciones fuera de sus fronteras: Levitski, Aivazovski, Gauguin, Picasso, Malevich, Goncharova…

¡Rusia! es una muestra que incluye grandes obras maestras del arte ruso desde el siglo XIII hasta la actualidad así como pinturas y esculturas de Europa occidental de colecciones particulares y de las colecciones de la Rusia imperial desde el siglo XVIII hasta el XX que proceden, tanto de los museos más importantes del país —Museo Estatal de Arte Ruso, la Galería Estatal Tretiakov, el Museo Estatal del Ermitage y el Museo del Kremlin— como de museos regionales, coleccionistas particulares y algunos museos y colecciones fuera de Rusia. Un significativo número de piezas se han expuesto en contadas ocasiones o nunca antes habían salido del país hasta esta exposición.

Con más de 275 objetos, esta innovadora exposición presenta grandes obras maestras del arte ruso desde el siglo XIII hasta el presente, e incluye iconos; retratos tanto escultóricos como pictóricos desde el siglo XVIII hasta el XX; el realismo crítico del siglo XIX y el Realismo Socialista de la era comunista; el paisaje a través de los siglos; la abstracción pionera; y el arte contemporáneo experimental.

Muchas de estas obras se exponen fuera de Rusia por primera vez y algunas de ellas han sido prestadas expresamente para su presentación en el Museo Guggenheim Bilbao.

La muestra también incluye una selección de pinturas y esculturas del arte de Europa Occidental procedentes de las colecciones imperiales reunidas por Pedro el Grande, Catalina la Grande y Nicolás I en los siglos XVIII y XIX, y de las colecciones que los comerciantes moscovitas Serguei Shchukin e Iván Morozov lograron reunir a comienzos del siglo XX.

Estas piezas atestiguan la visión y audacia de los coleccionistas rusos, la perceptible influencia de estas extraordinarias colecciones en el desarrollo del arte ruso, y la especial relación entre Rusia y Occidente.

Esta exposición cuenta con el generoso patrocinio de BBVA e Iberdrola, dos entidades cuyo apoyo sostenido se ha consolidado como un vínculo de colaboración estratégico para el Museo.